ULTIMAS ENTRADAS

Comentarios

jueves, 10 de octubre de 2013

El postre de la Alegría

Nuestra Paulette se nos muestra en los créditos como alegre, feliz, con un prospero negocio, una hija a la que adora, una profesión que le gusta, unas amigas fieles, llena de momentos tan dulces como los pasteles de su local.
Los años pasan, con una crueldad tremenda, en estos momentos Paulette es una jubilada ( viuda que idolatra a su difunto marido) gruñona, tremendamente racista ( algo que sufre en sus carnes el marido de su hija, y su propio nieto) que tuvo que traspasar su restaurante el cual ha sido convertido en un restaurante chino, que trata de boicotear siempre que puede.
A esto se une que las deudas la tienen hasta el cuello, viviendo en un suburbio a las afueras de París, donde el tráfico de drogas y los saqueos están a la orden del día.
Uno de estos días, presencia la persecución de un camello por la policía, el cual, en la huida, ha dejado tras de sí un paquete de hachís..

Será esta la solución de sus problemas?? convertirse en traficante?
Quien iba a sospechar de esta anciana... aunque su yerno sea policía antidroga.
Esta Paulette es Bernadette Lafont, en un papel que es un caramelo, para actrices de su edad, tan divertido, como huraño y malhumorado.. con tantos secretos que la hacen irresistible, y con unas amigas que no se quedan atrás.
La que fue considerada una de las musas de la Nouvelle Vague, a la que Truffaut le dio su primera oportunidad ( ahí es nada)

Y en su grupito de amigas, nos sorprende Carmen Maura, que no deja el cine francés, y fue galardonada durante el festival de San Sebastian, donde nos confesaba su edad sin ningún pudor, diciendo : “ estoy encantada de decirla, porque estoy estupenda”!!
Y razón no le faltaba!

Tan disparatada como si imagináramos a nuestras madres o abuelas vendiendo hachís! La abuela fumeta podríamos llamarla.
Pero es mucho más, una disparatada historia sobre la amistad y la lealtad, y sobre como el paso del tiempo y los azares de la vida, no siempre propicios, nos cambian, y nos pueden amargar o endulzar la vida.
Como al final, la familia, siempre es la familia, para bien o para mal, como le dice su nieto mulatito, al que tanto desprecia.
  • porque me ayudas, con lo mal que te trato??
  • porque eres mi abuela, y te quiero.
Dejaros endulzar por este postre, por esta tierna y sencilla historia de una mujer que decide no rendirse ante la adversidad a pesar de los años, y de los problemas.

Y que como decía María Antonieta:
“ si no pueden comer pan, que coman pasteles”

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por pasarte, y que la suerte este siempre de tu lado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...