ULTIMAS ENTRADAS

viernes, 28 de febrero de 2014

El verde en las pelis de Alfonso Cuarón: La princesita y Grandes Esperanzas

Alfonso Cuarón un día se despertaba con un halo verde en su interior, deseoso de proyectar esa luz al mundo. Esa luz, era la esperanza y consiguió hacerla Grande.
 
 
El color verde denota naturaleza y vida. Alfonso Cuarón explora esta simbología ante lo vital y natural en su filmografía y gracias a la luz y fotografía de Emmanuel Chivo Lubezki explora todas las tonalidades de pantone para lograr obras visuales de belleza y calidez automáticas. Este color destaca especialmente en dos obras del cineasta: “La princesita” y “Grandes Esperanzas”
En ambas películas logra edificar un lenguaje propio basado en textos ajenos (Dickens en Grandes esperanzas y Frances Hodson burnett en La princesita) para crear una obra más intima y personal.
 

El color esmeralda predomina en casi todos los fotogramas de ambas películas, ya sea en los lazos y vestidos de las protagonistas, como en los jardines y parques ( reales o imaginarios) donde ocurre la acción. Este color llena de ambos films de optimismo: En la princesita, la de una niña que no abandona el sueño de volver a ver a su padre, y en Grandes Esperanzas, el deseo del amor sin condición.
La princesita es enternecedora, mágica y encantadoramente esperanzadora, como todos los vestidos de las niñas de ese orfanato, porque es lo único que les queda allí encerradas. También son verdosos los trajes de los protagonistas de Grandes esperanzas, tanto de niños como de adultos.

Para olvidarse del mundo entero, de su dolor y su perdida, la pequeña princesa crea un universo propio y exótico, como lo era la India en la que vivía con su padre, e inventa preciosos cuentos y es una ávida lectora. Mientras la pintura es para el personajes de Ethan Hawke la manera de entrar en ese mundo imaginativo y de evasión. Ambos mundos están ligados a los sueños. Son sus particulares paraísos : los jóvenes de Grandes esperanzas, se reúnen para bailar en “El paraíso perdido”, descuidado y selvático, las niñas del orfanato lo hacen en los recuerdos de la insólita selva india. La vegetación les lleva a este mundo propio donde se sienten seguros.
 
 
Este verde perpetuo en las dos obras, es la esperanza del ser humano de transformarse y alcanzar sus sueños gracias al hilo conductor del amor ( ya sea fraternal o pasional) por más grandes que estos sean.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por pasarte, y que la suerte este siempre de tu lado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...