ULTIMAS ENTRADAS

lunes, 14 de octubre de 2013

Sitges 2013 #crónica 5 ( Martes 14 de octubre)

Los festivales son una locura, y ver películas desde las 8.30, hasta la 1 de la mañana en muchas ocasiones porque ya no podemos más, es de locos, y enfermos por el cine.
Algo que te quita años de vida, pero también que te rejuvenece y te llena de felicidad.

 Como no todo son películas, vamos a darnos un poco de autobombo, con fotos nuestras por el festival :D

                 

De verdad que nos lo pasamos bomba, y os animamos a venir
Hoy empezamos con una película que nos hace recordar a esas películas que nos encantaron, y todo lo que amábamos de los años 80, “The Demon's Rook”, para hacernos desear que no vuelvan.
Todo lo que nos gustaba de esa época y de esos monstruos, es lo que pretende recordarnos este film, y es como falla en todos los sentidos.
                             
Estos demonios de latex dan risa, pero en plan patético, y no de hermoso revival que es lo que debiera pretender, además es larga, larguisima, y se te hace tremendamente pesada y aburrida.

Hay que reconocer el mérito de este trabajo artesana y de vuelta a los orígenes puros del cine de los 80, pero parece creado por un grupo hippy de universitarios que se quedaron anclados en aquella época.
El pobre niño al que se lo lleva el brujo a una dimensión subterránea para instruirlo en las artes oscuras, sin importarle destrozar a una familia es un pequeño cliché, que no aporta nada.

Tenemos que reconocer que el cansancio hizo mella en nosotros y que con vergüenza festivalera reconocemos que nos dormimos con “L'etrange couleur des larmes de ton corps”, y mira que intentamos permanecer con los ojitos abiertos, pero nada, ni la cafeína ni la sonoridad brutal de la película consiguió mantenernos atentos. No volverá a pasar.

Después de este pequeño bache, y viendo que el cansancio hacia mella en nuestro cuerpo, decidimos tomarnos el festival con más calma y disfrutarlo más.

Con la polémica de su lado, y con el deseo de mucha gente de ver otro “Drive” nos llegaba “Only God Forgives”, preciosa y cargada de lirismo.

Nicolas winding refn no necesita presentación, y su actor fetiche Ryan Gosling, menos, y ambos nos transportan con sensibilidad a un mundo donde la mafia, el perdón y la venganza van de la mano.

La mística vuelve a aparecer en este film, que es una de las experiencias estéticas más fascinantes del año, ya que recoge apuntes visuales de las obras de Refn, llavandolos al extremo de la temporalidad suspendida.

La estética colorida de Bangkok lleno de neones y karaokes asiáticos, nos transporta a un enfermizo amor de madre que deja en pañales al romanticismo silencioso de Drive, con una leona que es Kristin Scott thomas, como mater family.
Scott Thomas, jefa de la mafia tailandesa ordena una venganza que debe cumplir su hijo más pequeño, Gosling, el cual esta cansado de esta espiral de violencia y muerte.
La estética de la violencia y el sacrificio como camino al perdón, las tonalidades azules, frías, y las muertes coreografiadas son una delicia, a pesar de la cara de poker de Gosling. Le queremos igual, aunque él simplemente pasara por allí.

Ben Wheatley, al que siempre confundo con el actor que mira la bolsa flotar en el aire en American Beauty, presentaba en sitges su ultima locura totalmente psicotrópica, que nos hizo salir de las sala cantando la cancioncita del demonio, en “A field in England”.
El director de “Turistas” nos trae algo totalmente nuevo, contándonos la historia de un grupo de desertores de la guerra civil inglesa, en blanco y negro.
Unos soldados de pacotilla que huyen de las bombas y encuentran a un extraño alquimista, que les propone encontrar un tesoro, que dejará paso a las alucinaciones en el campo de batalla.
El grupo termina ingiriendo setas y flipando en colores literalmente, dando lugar a delirantes consecuencias.
                            
Un mal viaje, en toda regla, que se aproxima más al cine experimental, que al thriller histórico. Plagada de misticismo y ocultismo, una viaje alucinógeno de caballería al estilo de Don Quijote de la Mancha, que nos dejará vacios de contenido, pero con una imágenes plagadas de lirismo.

La venganza es bien, y eso es lo que nos plantea “Hooked up”, que es catalogada como una de las primeras películas rodadas íntegramente con móvil.

Como la cuenta de twitter, que trata de evitar que los turistas vengan a Barcelona, aludiendo que esta llena de ratas, y otros bichejos, este film, trataría de evitar que los turistas, sobretodo los Estadounidenses vinieran a la ciudad, y pensaran que el estar lejos de su pais les da derecho a hacer lo que quieran sin ningún tipo de consecuencias.

Una noche de fiesta que termina de forma muy escabrosa en el debut cinematográfico de Pablo Larcuén, nos cuenta la historia de dos jovenes que viajan a Barcelona, para que uno de ellos trate de olvidar a su ex, básicamente pillando cacho, en una noche de juerga.
Como habría de esperar, ligan con dos chicas y acaban en casa de una de ellas, con la idea de no solo tener sexo, sino grabarlo todo con el iphone, pero las cosas no van como ellos habían planeado.

Una vez en casa de una de las jovenes, todo empieza a ir mal, una de ellas desaparece, y comienza la claustrofobia que fomenta la grabación con el móvil.
Loca, desquiciante, extraña, nos cuesta situarnos ante lo que esta pasando, y si estan siendo acosados por un fantasma, o un ser real, que tratará de matarlos.
Una joven endemoniada que os quitaran las ganas de rollos de una noche por mucho tiempo.

“Real” y su diplodocus, nos transporta a un film extraño, pero sugerente, con unos giros que la hacen navegar hacia no se sabe donde, y con múltiples capas de ensoñación al estilo de “Origen” oriental.
El maestro de las sombras Kyioshi kurosawa nos sorprendía con esta película por su estética onírica y luminosa y sus múltiples capas.

En el film un joven vive obsesinado con sacar a su amada del coma, y lo hace a través de una tecnología que permite entrar en el subsconsciente de ella, pero..¿es todo como parece?
Un puzzle dentro del juego de las mentes.

Aunque nos perdimos “Enemy” en el festival de cine de San Sebastian, volvimos a tener la oportunidad de verla en Sitges y no la desaprovechamos.
Basada en el libro “El hombre duplicado” de Saramago, las múltiples capas mentales vuelven a aparecer en esta ocasión.

En el momento en el que Denis Villenueve estrenaba en las salas comerciales “Prisioneros” además aparecía con esta película en los festivales donde contaba de nuevo con la presencia del actor Jake Gyllenhaal, como fetiche, y en esta ocasión por partida doble.

¿Como te sentirías si viendo una película encontraras un actor que es igual a ti?
Esto es lo que nos plantea el film, esa obsesión por un hombre a la hora de conocer a este supuesto doble, además de el miedo a la responsabilidad y la paternidad.
Ambos hombres sufren, uno de ellos profesor, tiene una relación poco satisfactoria con una chica, interpretada por Melanie Laurent, mientras que el actor en horas bajas, le oculta cosas a su mujer embarazada.
Y entre medias de todo este lio, unas arañas que cruzan la ciudad, un poder dentro del subconsciente de nuevo, un símbolo femenino, lleno de tejemanejes.
Un thriller psicológico con reflexión metafísica que parece empapado del mejor Cronenberg.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por pasarte, y que la suerte este siempre de tu lado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...