ULTIMAS ENTRADAS

lunes, 2 de noviembre de 2015

SITGES 2015: VULCANIA

Llego corriendo a Vulcania, algo que podré contarle como anécdota a José Skaf más adelante. Cuando digo corriendo, es corriendo, y con tacones, lo que hace que me caiga, a las 8 de la mañana. Es un día duro, pues he estado delante de prensa bastante rato, dando la tabarra cuando me dicen que hasta las 9 de la mañana no abren la oficina.
Teniendo en cuenta que hay películas a las 8,15 de la mañana, si debes recoger la acreditación, es un poco loco.
Como todo tiene solución, me acaban pasando a la proyección de tramuntana, sin ningún problema y acabo recuperando esta película, tras llorar un poco.

Creo, con gran convencimiento que en España se hace muy buena ficción española, y en general muy buenas películas de todos los géneros, que nada tienen que envidiar a las de otros países, y que debemos apoyarlas y desterrar el tabú que tiene una peli solo por ser de nacionalidad española.


La historia nos lleva a una pequeña comunidad industrial donde nada es lo que parece. Se trata de una comunidad hermética, sin vínculo con el mundo exterior, cuyos habitantes viven de la extracción y la explotación del acero.
Un misterioso acero que producen, pero que no usan, y que se envía fuera del pueblo por unas misteriosas vías.

Jonás (Miquel Fernández), que acaba de perder a su familia en un misterioso accidente, comienza a trabajar en la fundición del pueblo. Allí conoce a Marta (Aura Garrido), que también ha enviudado tras el dramático accidente.

Pero he aquí una de las cosas más inquietantes, marta y jonas pertenecen a familias, más bien a clanes diferentes y no pueden hablar entre ellos, y mucho menos entablar una amistad, aunque los dos estén unidos por el dolor.

Será tras perder a su familia, cuando Jonás intentará descubrir lo que realmente ha sucedido. Las grandes incógnitas serán: ¿cuáles son sus oscuros intereses de los líderes de la comunidad y qué hay más allá de las verjas de alambre y las vías del ferrocarril?

Sin duda, su descubrimiento sacudirá los cimientos de la comunidad, y que obsesionará a la pareja protagonista.

Son tiempos oscuros en esta tierra, y el cine es reflejo de lo que nuestros corazones sienten. Esta distopia oscura y mecanizada, nos traslada a un futuro pasado, un steampunk retro futurista que nos habla de cosas que no hemos vivido pero que ya hemos pasado.
Un mundo con un orden establecido donde es pecado cuestionarse nada, y mucho menos romperá la norma.

Una estética argumental incluso más que en producción, nos lleva a un mundo cercano a “Nunca me abandones” donde la melancolía puede hacer sumir al espectador en una tristeza incontrolable.
José skaf debuta en la dirección con esta producción que nos habla de un futuro distopico sobre la diferencia de las clases sociales.
Sobre la opresión del trabajo, y los falsos lideres a los que seguimos sin hacernos preguntas.
Una propuesta que bebe mucho de Metrópolis de Fritz lang, pues también encontramos unos pobres que trabajan para unos ricos..
Unos ricos a los que nunca se les ve, y viven en la parte exterior, beneficiándose del trabajo de los demás.

Como ocurre en la realidad vaya.
Eso es lo que nos trae Vulcania, un miedo de una sociedad futura, que es igual o peor que el presente.
Aunque el director no tenia la intención de que la película tuviera un discurso político, esta ahí. Es mas que evidente las similitudes con lugares en el mundo donde un puñado de dirigentes se llevan el poder y el dinero, y el resto de la población trabaja sin saber porque, malviviendo.
El abuso actual, la corrupción de unos pocos, es al final lo que nos cuenta skaf, argentino de nacimiento y madrileño de adopción.

Lo bonito de la historia, además de ese poder que aparece de repente y da un halo de esperanza a todos, es que la libertad llegué con un libro.
Un cuento infantil ( que no es el the babadook) sino una historia que habla de la ciudad ( volvemos al paralelismo con metrópolis)
Una ciudad donde las cosas se compran con algo llamado dinero, y puedes tener lo que ganes con el sudor de tu frente,
En lugar de con la cartilla de racionamiento como les ocurre ahora.

El pueblo recibe las ordenes del líder a través de una especie de mayordomo, pulcro y servicial que tiene el rostro de José Sacristán y que se sacrifica por la comunidad, siendo al final una marioneta mas.

La película nos muestra lo difícil que es ser valiente en una sociedad, e ir en contra de lo establecido.
Lo difícil que es quitarse el velo de los ojos. Lo difícil que es ser libre individualmente y lo condicionado que esta nuestro destino por lo que tenemos a nuestro alrededor.

Interesante? Mucho
Una buena premisa, una buena historia, unas maravillosas interpretaciones,
una ambientación genial y termina con un halo de esperanza.

Pero mi querido José, el ritmo pausado, no molesta. Es más, me molesta cuando alguien dice que una peli es lenta, como concepto negativo.
Pero iba muy muy ilusionada a ver el film en el festival de Sitges, era mi primera peli, y llevaba meses esperándola, con unas ganas locas, y creo que el hype me paso factura.

No quise leer nada antes de ver la peli, y me los imaginaba en un planeta llamado Vulcania.
Sin duda acertadisimo el titulo, por el dios Vulcano, con su fragua.

Al final el planeta que yo imaginaba era una comunidad igual de misteriosa y tenebrosa, donde la vida de sus miembros giraba completamente alrededor de la fabrica.
Miembros de un pueblo que deben respeto a las tradiciones, y a la memoria de sus antecesores.
Personajes que no conocen nada mas que el trabajo. En una lugar donde parece que el tiempo y el espacio ha desaparecido.

Y eso, eso si da miedo.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por pasarte, y que la suerte este siempre de tu lado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...