ULTIMAS ENTRADAS

viernes, 20 de marzo de 2015

El nuevo exótico Hotel Marigold

¿Que los años pasan muy rápidamente? Sí, para el que envejece. (Knut Hamsun)

Al contrario del esquema habitual me he hecho gradualmente más rebelde a medida que envejezco. (Bertrand Russell)



Sonny ( Dev Patel) es un soñador, y como todos los soñadores creen que los sueños se pueden cumplir. Los soñadores creen en la bondad, he hizo suya la frase que muchos hemos utilizado: “Al final todo saldrá bien, y si no sale bien, es que no es el final”.
El sueño de Sonny era un hotel: El Exótico hotel Marigold. El joven deseaba ver las habitaciones llenas de vida, de gente comenzando de nuevo, y dándose una nueva oportunidad. Oportunidades que solo surgen cuando te olvidas de todo, y te impregnas del maravilloso entorno que nos brinda la India.
                 
Conocí a Dev Patel ( lo digo como si fuéramos amigos que toman café) hace muchos años, incluso antes del boom de Slumgdog millionare. Patel, antes de ser novio de Freida Pinto, para mi fue Anwar, el chico moro/indio ingles que toca un instrumento en la serie inglesa “Skins”. Me sigo sorprendiendo al ver a ese muchacho también en Chappie, y todo el éxito a nivel internacional, y es que como si fuera un amigo de toda la vida, me cuesta verle crecer.

Una aventura que comenzó en 2012 con El exótico hotel Marigold (título original, The Best Exotic Marigold Hotel), una película británica dirigida por John Madden (parece que el imperio nunca dejó india). El hotel Marigold en España se convirtió en un boom: esta comedia dramática basada en el libro These foolish things (de 2004) de Deborah Moggach, que retrataba un nuevo comienzo, una aventura, y una nueva ilusión para la generación de pasados los 60.

El reparto coral formado por Judi Dench, Maggie Smith, Bill Nighy, Tom Wilkinson, Penelope Wilton, fue un acierto, y casi todos repiten en esta segunda ocasión.
En la primera película nos encontrábamos con un grupo de la tercera edad que viaja a la india, para disfrutar de su merecido retiro, en un lugar exótico, atraídos por la publicidad del renovado hotel Marigold. Unos valientes sin duda, ya que a muchos jóvenes ( me consta) el hacer algo nuevo les tiraría para atrás. Al llegar allí, se dan cuenta, que el hotel, no es más que una sombra de lo que fue en sus mejores días.
Como en una nueva aventura los recién llegados se muestran inseguros con su llegada y las nuevas costumbres, pero a medida que empiezan a establecer nuevas amistades, inesperados descubrimientos sobre ellos mismos les hará darse cuenta que el amor, y vivir plenamente solo se consigue cuando se deja atrás el pasado. Da igual la edad que tengas, por eso, esta película tiene un público concreto, pero que no se corresponde (que también) con la edad de sus protagonistas. Un canto a la vida, tengas la edad que tengas, y un recordatorio a vivirla plenamente cada minuto.

Sonny (Dev Patel) continua con su sueño, pero esta vez mucho más ambicioso, y es que desea “expandir” el imperio Marigold, algo que le roba bastante tiempo y energía, algo no demasiado bueno teniendo en cuenta su inminente matrimonio con Susanina, el amor de su vida.
El avispado Sonny, tiene en mira un prometedor inmueble para llevar a cabo lo que el llama “ El Exótico Hotel Marigold para Personas Mayores y Encantadoras”, y que se plantea como un floreciente imperio.

La expansión llega de manera lógica, pues los inquilinos del primer hotel se han convertido en residentes fijos, y el hotel solo dispone de una habitación libre para eventuales. Algo complicado cuando llegan Guy y Lavinia al hotel, y más cuando se sospecha que podrían ser unos inspectores inmobiliarios para valorar un crédito que cubra el segundo hotel.

Por su lado los huéspedes tienen sus propias vidas,Evelyn y Douglas se han incorporado a la plantilla de Jaipur y se preguntan a dónde les conducirán sus citas habituales para comer tortas de Chilla, mientras que Norman y Carol navegan las complicadas aguas de una relación exclusiva, a la vez que Madge hace malabarismos con dos excelentes partidos, que, además, son muy ricos. Mientras Muriel, con su peculiar carácter, sigue las andanzas de todos.



Uno de estos nuevos huéspedes, que se convierte en la incorporación más destacada de esta segunda película es Richard Gere, que a sus 65 años, sigue siendo el galán de antaño, y provocando la sonrisa amable siempre que aparece en pantalla. No hay duda que es el caramelo que llega al hotel, y que todas las damas tratarán de llamar su atención, pero no solo ellas.


Madden, ha sabido sacar partido de actores, que están lejos de su ocaso, y dar una lección más allá de la pantalla, dando brillo a musas y musos veteranos del celuloide en la ya de por si brillante ciudad de Bangalore. Ellas brillan, sin ninguna duda, como grandes damas que son: Judi Dench y Maggie Smith, dando además lecciones de vida.

Si la madurez da algo, y no nos referimos a sabiduría, es conocimiento, que es diferente. Tal vez no nos hagamos más sabios y cometamos los mismos errores, pero habremos vivido y visto más. Es por eso que a través de los ojos de este grupo de ancianos, en la etapa final de su vida seguimos encontrando los temas universales que mueven al mundo, y los mismos problemas e indecisiones: Elegir entre un amor, el miedo a entregarnos totalmente, el terror a que algo cambie o se acabe, nuevos caminos..

Las declaraciones de los actores, nos demuestran porque están encantados de repetir estos personajes, y volver a rodar en ese maravilloso lugar:
“Fue divertido volver allí. La segunda vez te sientes mejor porque la primera vez que viajas a la India es muy impresionante, como cuando visitas cualquier otro lugar que no conoces, supongo. Fue divertido volver, más tranquilos esta vez. Disfrutamos mucho”, asegura Bill Nighy.

“Es un lugar muy espiritual y humilde. Nosotros vivimos rodeados de cosas que compramos sin parar y ellos no tienen nada pero son muy felices”, explica Celia Imrie.

“Es una lección que yo tengo aprendida y, a pesar de la edad que tengo, algo que odio, intento aprovechar cada segundo de mi vida. Intento hacerlo porque nadie sabe por cuánto tiempo estaremos aquí”, asegura Imrie.

“Nunca debemos dejar de hacer algo solo porque pensamos que no somos capaces. Si algo no resulta como queremos debemos intentar alcanzar otro resultado”, explica Judi Dench.


Una película tan acogedora como el hotel que describe.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por pasarte, y que la suerte este siempre de tu lado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...