ULTIMAS ENTRADAS

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Hablemos de cine: El marketing cinematográfico (I)

La promoción cinematográfica

El marketing cinematográfico en estos momentos no es que sea importante, es que es vital. Nunca había sido tan importante como lo es en estos momentos debido a la ruptura de las barreras geográficas, gracias a los avances de la tecnología que ha reducido las distancias, y a que los mercados ya están totalmente globalizados.
street marketing
Ahora gracias a que la tecnología esta en la mano del usuario el acceso a la información  a un click de distancia.
La industria del entretenimiento se ha beneficiado de ello, tras surgir y prosperar en el contexto de crecimiento económico surgido tras la II Guerra Mundial. La televisión, que parecía que iba a reemplazar al cine, o incluso a la radio, lo hizo posible.
La radio no morirá nunca, las ondas transmitidas a través del aire es lo único que queda en cualquier película distopica y apocalíptica para buscar un resquicio de vida ahí fuera.

Es entonces cuando aparece la época dorada de Hollywood, un star system que campa a sus anchas dotando de glamour las producciones. El reclamo son las Estrellas. Estas actrices serán el ejemplo de la vida y el sueño Americano que se exportará por todo el mundo, como un modelo de vida liberal y capitalista.

En esos momentos, un público, todo hay que decirlo, fácilmente impresionable, se encontraba deseoso de que le mostraran los lujos y la belleza que estaban fuera del alcance de su vida ordinaria, y las películas podían estar meses en cartel, algo impensable hoy en día.

Hoy, el cine a perdido ese esplendor de antaño y compite con otro tipo de ocio. Una vez escuche a un critico “más mayor” como comentaba que en su juventud, la única manera de estar fresquito era en el cine, pero que ahora, con darte vueltas por un centro comercial, ya era suficiente, y que eran los centros de ocio los que habían matado al cine. Así el señor se quedo más ancho que largo.

¿Qué pueden hacer las producciones hoy en día para atraer al público?
Una de las opciones es intensificar las campañas de Marketing audiovisual, no les queda otra.

Algo que podíamos llamar: Marketing de ocio o Marketing audiovisual.

Desde tiempo inmemoriales los seres humanos se han sentado a la luz de una hoguera a dejarse transportar por historias de otras épocas o lugares, y desde la época de las cavernas como ya nos mostraban “Los Croods”, se han contado historias aunque fueran pintado en las paredes.
La atracción del público por los espectáculos ha existido desde siempre.


Ahora más allá de esto el cine se convertía en OCIO Y NEGOCIO.
Es cierto que el cine es ocio, pero también es un trabajo y una fuente de ingresos y la principal labor para un alto numero de la población mundial. El cine es industria y como tal, mueve dinero. El ocio forma parte del sistema económico.

Lo que hace unos años se valoraba en dinero o coste económico, nuestra sociedad actual aún capitalista, lo valora también en tiempo. Aunque el valor económico sigue siendo la principal razón entre elegir un tipo de ocio u otro, es cierto que la economización del tiempo ha cobrado una gran importancia y ha hecho que permanecer sentado en una sala de cine durante 3 horas no este en las prioridades del público, que puede preferir una forma de ocio más inmediata, como una partida on-line a cualquier juego de moda.

Hace unos años, el ritual de ir al cine por tradición y ocio era posible ante la falta de más posibilidades, en este momento el público debe elegir muy bien en que gasta tanto su tiempo, como su dinero. Andrew Niccol como gran visionario que era ya nos aviso en “In Time” que la unidad económica del futuro seria el tiempo.

En todo caso, el cine no morirá, sino que seguirá existiendo en las diversas formas de transmisión, lo que se perderá es el acto colectivo, la impronta de ocio y vivir un sentimiento en colectividad, la empatía social de la que phillip k. Dick hablaba en la novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?.
Y eso señores, a ver como se lo explicamos a nuestros nietos.



En estos momentos, el cine compite contra si mismo, pero también con las demás formas de ocio.
Hay veces que inclusos los estrenos de las mismas distribuidoras se canibalizan entre ellos.

¿Contra quien vas a competir el fin de semana del estreno?
Aunque si es cierto que más o menos hay un calendario oficial, es sabido los cambios de fechas y los retrasos que ocurren sin parar, es como la contraprogramación de las televisiones.

Además las películas son productos totalmente volátiles, y muchas veces solo llegan a estar en cartel el fin de semana el estreno donde esperan hacer un 20% de lo que ganarán en taquilla en total y eso, no cubre gastos la mayoría de las veces.

Entonces entra el marketing de toda la vida, o más actual el Marketing mix, donde producto, precio, placement, y promoción son importantes, pero sin olvidar al consumidor, ya que hay que satisfacer sus deseos y necesidades así como adecuar el precio a lo que pueda costearse.
Dando un paso más allá, los medios de comunicación y las redes sociales nos han hecho implementar unas nuevas dimensiones de producto ( la película entendida como producto) y estas son la critica, la controversia, la censura.

¿Entonces podemos hablar de si la critica de cine es aún necesaria o no?

Algo tan generalizado como era, o debería ser el precio standard de una entrada de cine, en estos momentos y como hemos podido ver con la fiesta del cine se han convertido en algo totalmente y completamente decisivo para el espectador. Por lo tanto una ventaja competitiva en estos momentos en la industria cinematográfica no hay duda que es el precio.

¿Que ocurre con la distribución? El número de copias muchas veces es anecdótico, incluso como llegan, ya que hay una gran parte de la población que no quiere ver cine doblado, y viceversa, y que si no lo encuentra en VOS no va al cine.

Yo que vivo en una de esas poblaciones que a pesar de tener más de 80.000 habitantes no tiene cine, la distribución se hace algo más complicada, pues no todas las películas salen con las copias necesarias para llegar a todos los puntos, algo que por otro lado tampoco es rentable.

El público sin duda es el punto más importante, un público que tal vez a perdido ese halo de magia que podía tener el cine de antaño, y que Meliès nos intentaba transmitir, y que ha sido deglutido por las multisalas.
LA OFERTA
El cine no es único, como la literatura abarca multitud de géneros y variedades, tantas que es difícil de clasificar pero que da cabida a todos los gustos y parafilias de los espectadores, algo que universaliza a la raza humana. A todo el mundo le gusta el cine, no el mismo cine, pero si el cine. Un trabalenguas que habéis entendido perfectamente.

Ahora, y debido a que gracias en parte a facebook estamos tan controlados, ya se puede hablar más de nichos ( lugar donde el producto va a morir #chistaco ) que de publico objetivo.

Es cierto que estamos en crisis, pero hay un nuevo sector en la población que debido a esta crisis no puede dejar de vivir con sus padres, unos treinteañeros que no pagan hipoteca ni alquiler, pero que tienen un pequeño poder adquisitivo gracias a esta desgracia económica. Son ellos los que compran libros, DVD, o zapatillas de marca y tecnología. Y los que salvarán la economía.


(Continuará)

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por pasarte, y que la suerte este siempre de tu lado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...