ULTIMAS ENTRADAS

viernes, 9 de agosto de 2013

Elysium


El director de distrito 9 nos trae otro film postapocaliptico, siguiendo la estela de su exitosa opera prima, siendo esté más bien una versión extendida maquillada al estilo hollywood en el que explora los mismos temas más profundamente y de manera más vistosa, faltando la frescura y originalidad de la primera.
Ahonda en lo que le preocupa, hablándonos así de inmigración, segregación social, diferencias culturales, y metiendo el dedo en la llaga descaradamente en cuestiones como el derecho a una sanidad publica, todo bajo el amparo de una historia de ciencia ficción.

.

Elysium está dirigida y escrita por Neill Blomkamp y nos sitúa en un futuro más próximo de lo que desearíamos, en la tierra del año 2154, superpoblada, desértica y sin apenas recursos, donde sus habitantes malviven, y si enferman tienen pocas posibilidades de sobrevivir.
Ante esta situación aquellos, los privilegiados y más pudientes para seguir manteniendo su nivel y estilo de vida, deciden autoexiliarse en una habitad espacial llamado Elysium ( una curiosa estación con forma de Toro de Stanford, un anillo capaz de albergar hasta 140.000 habitantes, con gravedad propia gracias a la fuerza centrifuga y un sistema de espejos que le provee de luz solar)
Haciendo así más evidente las diferencias, los ricos se hacen más ricos, mientras que los sin recursos no podrán cambiar jamas su situación, pasando la tierra a ser un planeta tercer mundista.

Cuando miras al cielo, y divisas la estación, solitaria en el espacio, en ese hermoso plano, tu mente se transporta automáticamente a 2001 una odisea del espacio, igual de bella que la visión desde la estación de un hogar llamado Tierra.
.

En este idílico paraíso no hay guerras, ni hambre, ni enfermedad, unas maquinas son capaces de regenerarte siempre y cuando seas ciudadano de pleno derecho de Elysium, por lo que las leyes de inmigración son tremendamente fuertes, controladas severamente por la ministra de defensa, encargada de mantener la seguridad de la nave, y el status privilegiado en el que viven, a costa de lo que sea (incluido vidas humanas o golpes de estado), papel interpretado de manera firme y contenida por una Jodie Foster que tan poco se deja ver últimamente en la pantalla, y que sorprende por su crudeza, ya que no duda en usar fuerzas militares en la tierra en forma de un soldado mercenario que usa como nombre en clave “Kruger”, en este caso interpretado por el actor fetiche del director ( ya fue protagonista de Distrito 9) Sharlto Copley.

.
Como toda buena historia necesitamos un héroe ,corrompido por la situación que le ha tocado vivir.
.
Max, en la visión utópica de aquel niño que un día fue, sigue pensando en Elysium como el paraíso y su meta vital, como la de muchos otros es comprar un pasaje, aunque sea como ilegal, y acceder a ese futuro soñado, convirtiéndose así en un delincuente por el camino,con la premisa de que el fin justifica los medios.
Cuando un accidente le hace pensar que ese sueño es inalcanzable, es cuando esta más cerca de conseguirlo, al no tener nada que perder, acepta una misión suicida. Max se vera obligado a usar un exoesqueleto metálico, debido a que el accidente de ha debilitado completamente,el cual le será de gran ayuda para enfrentarse a los policías robots, que se encargan de que todo en la tierra funcione de forma correcta, es decir, de manera sumisa.
De tener éxito, su vida y la de todos los ciudadanos de la tierra podría cambiar para siempre.

Es cierto que con el trailer se nos desvelaba lo más bello de la película, y que su director posee el asombroso talento de crear historias interesante y un estilo de narración propio tan sugerente que te hace mantener el interés, pero solo al principio.
La puesta en escena de su planteamiento y la creación de una atmósfera propia te hace empatizar con el film inicialmente, pero el interés decae en el momento del cambio de Max, para pasar a una sucesión de escenas de acción bastante genéricas y torpes, aunque sigas sumergido gracias a ese gran prologo en ese mundo devastado, el interés comienza a diluirse.


Como héroe de acción Matt Damon es simplemente correcto, no tiene el carisma de salvador del mundo que tienen otros actores, aunque su interpretación resulta curiosa y entretenida, no hay dudas que le pone ganas, y el entrenamiento al que se sometió previo al rodaje, ha dado sus frutos.
Posiblemente otros actores habrían brillado más en este tipo de producción en la que priman los efectos especiales, y su mártir ya se vio antes, con una resolución mucho mejor, como por ejemplo Bruce Willis en Armageddon, donde nos emociono más a ritmo de Aerosmith.
.


Destacamos la presencia latina de mano de Diego Luna ( cada vez más integrado en la maquinaria de Hollywood) y la de Alice Braga, compañero de aventuras y fechorias del personaje de Matt Damon, y amiga de la infancia respectivamente.
La multiculturalidad en el film como seña de identidad la hace destacar, por lo que os aconsejamos verla en versión original y disfrutar así del acento hispano de Matt Damon, porque en esta tierra devastada se habla spanglish, mientras los privilegiados de Elysium lo hacen en ingles o francés.
Nos sorprendemos también con la aparición de William fichtner ( rostro televisivo por Prison Break) que sin pretenderlo será una pieza clave en el cambio social.

.
La gran baza a su favor en cuanto a los efectos especiales, es que la dotan de realismo, y están al servicio de la historia, en lugar de como mero espectáculo pirotécnico. Las armas, localizaciones e incluso la propia estación están basadas en diseños reales.

Visualmente buena, y con una premisa interesante, contiene suficiente energía y potencia para aguantar en las carteleras veraniegas, aunque pierda algo de fuelle de cara al final.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por pasarte, y que la suerte este siempre de tu lado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...