Breaking News

viernes, 9 de octubre de 2020

[CRITÍCAS] UN EFECTO OPTICO DE JUAN CAVESTANY

EMOSIDO ENGAÑADOS: Un efecto óptico






“Es curioso que los colores del mundo real solo parecen verdaderos cuando los vemos en una pantalla.” Rezaba una frase de “La naranja mecánica” y es que la visión de la vida vista a través de la gran pantalla es más nítida, más real, más creíble que aquella que estamos viviendo.


Mientras que en “La vida es sueño” de Calderón de la Barca, se le hacía creer a un hombre- fiera que podía ser un príncipe para probar su bondad, llevándole al palacio dejando siempre la puerta abierta para que en el caso de que el experimento saliera mal hacerle creer que todo era un sueño, o una pesadilla. Una obra de teatro que previa al acontecer del invento del cinematógrafo ya ponía al ser humano en la tesitura de que los sueños, la vida fingida podría ser mejor, incluso más lucida.


Y es que el cine nos ha vendido desde los años 70 la ciudad de Nueva York como destino idílico donde todo podría ocurrir. Con la magia de las películas Nueva York  se ha convertido en ese destino soñado. Todos hemos pensado en pasar las navidades patinando en el Rockefeller Center, sentarnos a tomar café en las escaleras de Gossip Girl, recorrer el Manhattan de Woody Allen o encontrarnos en lo alto del Empire State con nuestro amor radiofónico como si fuéramos Tom Hanks y Meg Ryan en “Slepping in Seattle”, y es así, como la pareja formada por Pepón Nieto y Carmen Machi comienzan su historia, en un viaje a ese Nueva York cinematográfico que aparece en las guías turísticas para escapar de una vida monótona en la última película de Juan Cavestany “Un efecto óptico”.


Alfredo y Teresa son un matrimonio de Burgos que planea un viaje a Nueva York para escapar de la rutina. Nueva York es el Glamour, la sofisticación, el star system, los ejecutivos trajeados de Wall street, ¿Puede haber algo que se encuentre en mayor contraposición con la gran manzana que un bocadillo de mortadela? No hay nada más de pobres que un bocadillo de Chopped (en palabras de Carmen Lomana, socialicé y famosa) y más wannabe que querer pasar las vacaciones en Nueva York, cogiendo la oferta de viajes el Corte ingles de 5 días y 6 noches, pero esa es la solución que sin ganas ha encontrado este matrimonio para escapar de esa realidad que les oprime cada día, ¿O no?


“Un efecto óptico” nos invita como la cinta Realitè de Quentin Dupieux a seguir a una pareja a través de la irrealidad, creándonos confusión entre lo que es real y lo que es plano filmado. Como en la cinta francesa nos introducimos en la televisión que siempre ha sido una vía de escape gracias a la que hemos viajado a otros mundos usando la imaginación de los otros en una pantalla que se hacía más grande cuanto más plano era el aparato. Aquí la televisión nos transporta a un bosque encantado, lleno de caperucitas y lobos humanos que acechan a ovejas inocentes con una música elfica que nos acompaña todo el metraje.


De ritmo repetitivo, seguimos a esta pareja claramente aburrida el uno del otro, de su matrimonio y de su vida en la extrañeza de viajar al lado de casa y que todo nos continue maravillando. Desde su prisma todo puede ser cotidiano, abrumador e incluso triste, poniendo de evidencia el mal de nuestro tiempo que es que si no lo has publicado o grabado no existe. En una realidad llena de multiplicidades donde todo es posible podemos jugar al Nueva York de Schrödinger estando en esa ciudad y no estando allí a la vez.


Sergi Sanchez apunta magistralmente que “uno no puede ser supersticioso o cobarde, y debe atravesar el túnel para disfrutar del paisaje” y es en esa sencillez disfrazada de bucle temporal en la que reside la magia del film y de la vida.


Tal vez, como en la obra de Calderón todos somos Segismundo, hombres fieras tratando de vivir una vida de ensueño, o de ficción a través de las películas, y por eso nos dejamos embaucar por esas dos horas frente a la pantalla donde los problemas son de otros, y en la mayoría de las ocasiones, menos mal, porque la vida es sueño y los sueños, cine son.



María Abad


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por pasarte, y que la suerte este siempre de tu lado.

¿Nos invitas a un café?

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Encuentra las entradas de tu cine favorito con increíbles descuentos

ENTREVISTAS

Instagram

Entrada destacada

Nadie hablará de nosotras by María Abad 1x05 | MELINA LEÓN- Directora de CANCIÓN SIN NOMBRE

Para “Nadie hablará de nosotras” podemos hablar con Melina León, la directora de cine peruana que con su primer largometraje “Canción sin n...

Páginas