ULTIMAS ENTRADAS

Comentarios

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Editorial: El milagro de Lo Imposible

Las películas sólo son películas. Lo importante son las personas.
Pero en otras ocasiones hemos hablado de esas películas que nos han salvado la vida porque han llegado en el momento justo y han convertido lo particular en universal.


Dicen que las malas cosas te hacen mejor persona.
Yo no lo creo, yo creo que las cosas malas te hacen más hija de puta. Así de simple.
Cuando la gente se porta mal contigo, puede que te haga más fuerte, más desconfiada, pero no  mejor persona.


Jota y María viendo el estreno en Tv en casa juntis.                    
vía http://cadenaser.com/programa/2014/11/19/hoy_por_hoy/1416384722_270825.html


Hay una excepción en esta regla. Cuando ocurre una tragedia. Cuando lo malo que te ha ocurrido es obra de Dios o del azar es cierto que puedes llorar y patalear y se te puede agriar el carácter, pero enfrentarte a algo como el tsunami que se relata en “Lo imposible” y sobrevivir y ver la solidaridad de las personas sí te puede hacer mejor. Sólo son seres humanos ayudando a otros seres humanos

La mayoría de las veces el sobrevivir, y no ya a un tragedia, sino a la vida misma, depende de tener a alguien a quién querer, a quién cuidar. Durante la película vemos como María, que esta cabreada con Dios y con lo que les ha pasado, y sabe que va a morir, solo tiene un motivo para vivir: Dejar a su hijo a salvo.
Porque el personaje de Tom Holland (Lucas) es el verdadero protagonista de la historia, el que cambia, y el que nos da una lección de vida.

Podemos criticar a Bayona por manipularnos con la música y las imágenes (sobretodo esa luz maravillosa que desprende), pero si no fuera una película española seriamos mucho más permisivos y lo sabemos, porque no hay nada como alabar lo de fuera y atacar lo de dentro. Conseguir con su segunda película todo lo que logró a nivel técnico y emocional, es para hacerle la ola (#chiste).

¿Qué si estamos siendo manipulados? Por supuesto, es un film! Una película y debe conmovernos. Pero si no tenemos nada dentro para remover, no nos va a afectar en absoluto. Nos conmovemos porque somo humanos, porque conectamos, y porque no debemos olvidar nunca que es una historia real, que eso paso de verdad, y eso es emocionante.

Yo le doy las gracias a Bayona, porque sin esta película jamás habría conocido la historia de María y su familia, porque ellos son la excepción a la regla de lo que allí paso, ellos son el milagro a los que los seres humanos tenemos que aferrarnos para sobrevivir a lo malo que nos pasa cada día.

,
Al margen de esto, Bayona contó con Ewan Mcgregor. ¿Cómo puede ser alguien tan cercano y a la vez tan gran estrella? Siento que si alguna vez lo viera ( no he tenido ese placer) me pasaría como con Etha Hawke y eso me pasa pocas veces, me pondría tan nerviosa que no me saldrían las palabras, que no sabría que hacer, y eso no me suele pasar, ya os digo, ni con Eli Roth, he tenido ese bloqueo.
Además uno de los aciertos de montaje es mostrar lo que le pasa a Naomi bajo el agua al final.

Bayona, con esta tragedia localizada, nos habla de lo mismo que Cuarón en Gravity, una historia bigger than life para contar algo universal, y a la vez muy local: que la vida es eso, ir superando obstaculos, uno tras otro, uno tras otro, sin parar, y que no hay más que sobrevivir.

Nos emocionamos como lo hacemos cuando vemos “Remember me” y entendemos que significa ese final.
No sé cuales fueron vuestros primeros pensamientos durante el 11S, pero recuerdo encontrarme pensando, en los miles de niños que al final del día no serían recogidos en las guarderías porque ya no tenían a nadie que fuera a por ellos.

Ahora, Lucas, es un adulto que estudia Medicina, porque ese Tsunami le cambio la vida. Encontrarse en ese hospital, con su madre al borde de la muerte y no entender los medicamentos, y sentirse útil al unir a esas familias, le cambio la vida. Nosotros no necesitamos vivir eso para entenderlo, pues se nos esta mostrando.

Era un niño que fue dado por huérfano, y cuando se quita la pegatina al final del film, lo hace con amargura, con el dolor de los miles de niños que no se la podían quitar. 

Cuando Ewan Mcgregor, lee la nota final de “Te esperamos en la playa”, del joven que le ayudo a encontrar a su familia, no lee el nombre de esas dos niñas sino los millones de personas que siempre esperaran en la playa y jamás regresarán. 200 mil muertos que esperan en la playa.

Ellos consiguen salir de eso, se van, y dejan allí a miles de cadáveres a los que no saben ni como enterrar por la mezcla de religiones del país. No es un final feliz, es la injusticia del privilegio. Es lo imposible y pasó. Es una película para dar gracias, todos nosotros, por estar vivos, y pensar: ¿Qué hacemos con esto?



Es cierto que no conocía la historia de la familia de María antes de “Lo imposible”, pero si otra historia que me marco. Durante ese Tsunami, la modelo checa Petra Nemcova, que se encontraba en las costas de Tailandia, tuvo que ver, como el agua se llevaba a su pareja, mientras ella se aferraba a lo alto de una palmera con la pelvis rota.
No sabéis muchas cosas de esa historia, pero habían revistas que daban millones por la imagen de esa modelo en la cama, con la pelvis rota por 4 partes y las piernas atadas para evitar hemorragias después de haber perdido a su novio. Esto nos muestra lo peor y lo mejor del ser humano.

Yo vi esa película durante el festival de Sitges de 2012, y “Lo imposible” pasó.
bayona, lo imposible

Nadie me aviso que ese Sitges sería tan especial para mi, y me llevaría al amor de mi vida. Nadie nos dijo, que algo tan simple como cambiarte el asiento con alguien en la proyección de “Lo imposible”, acercaría tanto a dos personas que hoy siguen viviendo juntas.

Quién nos iba a decir que conoceríamos a un Bayona, perdido, solo, con el libro de la película (el coordinado por Desireé de Fez, a quien conoceríamos después, siendo increíblemente encantadora)

Después nos atrevimos por fin a presentarnos al productor de la película en San Sebastián, y miles de anécdotas más que empezaron con un solo paso.

Quien me iba a decir que el hermano de Bayona me diría parafraseando Terminator: “ Dae, he atravesado el tiempo por ti”.


Las películas solo son películas. Todos tenemos miedo, pero ¿Para quién quieres sobrevivir?

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por pasarte, y que la suerte este siempre de tu lado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...