ULTIMAS ENTRADAS

Comentarios

jueves, 17 de abril de 2014

Otra historia de Noé

Vivíamos en un tiempo en el que las visiones, los sueños premonitorios, las zarzas ardiendo o simplemente serpientes hablando eran cosas habituales. Nadie se sentía especial por ello. Pero la verdad, es que lo de la inundación ni me lo esperaba.

El mundo no estaba peor de lo que estaba hace 100 años, no había más muerte, o más corrupción que entonces, y no pasábamos más hambre o tristeza que nuestros antepasados. No éramos peores que ellos, y merecíamos igualmente ser salvados.

Lo sé, siempre me lo decía mi padre, debí haberme dedicado a la carpintería, como, según decían el Mesías se dedicaría, pero ¿Qué esperaba? ¿Qué inventara los muebles de salón? Ya teníamos overbooking de carpinteros! Todos querían ser como el salvador! El hijo del creador. 
 
Además siendo mujer no tenía muchas opciones, por mucho que mi padre me dijera que casarme y tener hijos no tenia futuro; ¿Pero que más podía hacer?
Ese era mi padre, otro iluminado de la tribu de Joshue.

Claro, cuando comenzó a llover todos tenían ideas visionarias.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por pasarte, y que la suerte este siempre de tu lado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...