ULTIMAS ENTRADAS

Comentarios

viernes, 31 de enero de 2014

Qué aportan los niños a las series

Muchas series incluyen personajes infantiles en sus tramas, unas de pasada y sin centrarse demasiado en su presencia (como Friends y el caso de Emma: todos sabemos que existe, pero salir en pantalla, salió más bien poco), y otras haciendo que formen parte del elenco protagonista (Siete en el paraíso, donde cinco de esos siete son niños/adolescentes). Más allá de la veracidad que aportan los niños al contexto ficticio de las series (no suelen haber mundos sin niños), existen riesgos y ventajas a la hora de contar con un actor infantil en pantalla.

Para empezar, permite asegurar ciertas tramas: la llegada de un hermano, discusiones con los padres, dificultades en el colegio, el primer amor... Aunque también se corre el peligro de que resulten muy trilladas, demasiado vistas. Un ejemplo claro de tramas bien salvadas es Aida, donde se aprovecha el crecimiento de los más pequeños para incluir estos elementos sin profundizar demasiado en ellos. Más bien son una excusa para construir argumentos más grandes. Fidel eligiendo carrera y convirtiéndolo en una competición entre Chema y Germán, la Lore llevándose a su hermana Soraya de fiesta, Aidita llamando “abuela” a Eugenia...

Y esto es lo que pasa tras diez años en pantalla
Los actores infantiles suponen en sí mismos una dificultad para el equipo de grabación. Deben combinar las horas de estudios con las de trabajo, y por ley,  trabajan menos horas que los adultos, y más cuando se trata de niños pequeños. En Padres forzosos se las arreglaron bastante bien utilizando dos gemelas para un mismo papel, y todos sabemos que hablo de las gemelas Olsen. Y Modern Family copió la estrategia para interpretar a Lily de bebé, aunque luego decidieron cambiarla por otra actriz en la tercera temporada.

Con Lily no se calentaron la cabeza: cogieron a otra actriz
Aunque si hay algo que llama atención en el tándem niños/series, son los cambios de aspecto. ¿Y eso es malo? Depende de cómo este enfocado el personaje. Si su papel estaba muy ligado a su aspecto, entonces sí es un problema. En Dos hombres y medio, al inicio de la serie es Jake quien aporta el punto cómico e  infantil, muchas veces aprovechando la ignorancia propia de esas edades en lo relativo a situaciones más adultas. Pero esto no puede mantenerse siempre, y menos cuando el actor crece literalmente ante la audiencia, por lo que Jake pasa de dar el toque ingenuo a evolucionar en uno más irreverente y pero igual de divertido. Un reto para los guionistas, que deben mantener la esencia del personaje y seguir haciéndolo creíble y atractivo para la audiencia.

De niño adorable a hipster

 No todo es malo: un cambio de aspecto implica que la serie lleva en antena lo suficiente para que se puedan apreciar dichos cambios. Además, implican un valor añadido.  Y es que si hay algo más divertido que ver una serie, es ver las reposiciones y darse cuenta del antes y el después de estos personajes.

El antes y el después de los actores de Modern Family

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por pasarte, y que la suerte este siempre de tu lado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...