ULTIMAS ENTRADAS

Comentarios

sábado, 5 de octubre de 2013

Princesa

Voy a contaros una historia que ocurrió hace mucho tiempo, en un reino muy muy lejano, un reino que en estos momentos ya no existe.
Una historia de amor, que como ocurre, al menos en las más bellas, esta también acabo en tragedia.

El rey solo había tenido una hija, justa y sabia, joven y hermosa. o eso pensaba.
El rey sabedor de las cualidades de la joven, pero temeroso de dejar el reino solo en manos de una mujer, instaba a su hija a buscar un esposo.

Curiosa como era, pero inexperta, busco entre los príncipes en edad de matrimonio, sin hallar aquel que pudiera reinar a su lado.
Pensó un día, alguien debe ganarse mi corazón, debe demostrar que lo vale, con su tesón y esfuerzo.

Así fue como convoco un concurso, una contienda.
Se casaría con aquel que aguantara un año, a los pies del palacio, que no se moviera de allí, que la esperara, que demostrará pacientemente a acabar el año que era merecedor de su corazón y su reino.
Estaba abierto a cualquier joven o anciano, rico o pobre, niño o sirviente, sin ningún tipo de condición, solo esperar.

Imaginaos, jóvenes de todo el reino se congregaron a los pies del palacio, pero no solo jóvenes, sino también nobles que habían perdido su castillo que veían en esto su segunda oportunidad, cazafortunas, ancianos sin nada que perder..
miles de hombres a los pies del castillo, al comienzo de ese año.

La princesa los miraba con curiosidad, temerosa de lo que podría pasar.

Tras el primer mes, frío, un invierno como no se recordaba en el reino, un tercio se había ido, alguno, incluso había muerto.
Pobre princesa, no ganaba para disgustos.

El frío siguió abatiendo a los candidatos, y los meses pasaban, el hastío, la desidia, el aburrimiento, hizo que muchos abandonaran muy pronto.

A pesar de una buena primavera, y que desde palacio, les fueran alimentando, estar a los muros del castillo era muy duro, y más duro fue aún cuando llego el verano, 3 meses de insoportable calor, que acabo por mermar las fuerzas de los asistentes a este evento.

Cuando finalizaba septiembre solo 10 candidatos aguantaban en los muros del castillo.

Con uno de ellos me casaré – empezaba a pensar la princesa – sí, con uno de ellos.

Es entonces cuando comenzó a sentir una curiosidad que no había tenido los meses anteriores, cuando empezó a bajar, cubierta por una capucha y con ropa de servicio a dar de comer a los ultimos candidatos, era finales de octubre, volvía el frío, ya solo quedaban 5 candidatos.

En noviembre 3 no pudieron más.

Sólo dos quedaban en diciembre.

Las visitas de la princesa eran cada vez más continuas, cuando solo quedaba un candidato, se hicieron diarias, no permitía que nadie más se acercará a él.
Le gustaba ese joven que había aguantado casi un año por ella, él era merecedor de su amor y su reino, con su infinita paciencia había conseguido todo cuanto un hombre podía desear.
Se había enamorado de él.

Ya solo quedaba un día.
No solo la princesa estaba nerviosa, sino todo el reino estaba de celebración, y no era para menos.

Fue en ese momento cuando el joven, que pacientemente había esperado durante todo un año, se levanto y se fue.

La princesa quedó trastornada, no podía entender nada, ¿Que había sucedido?
Su amor, que tanto la había esperado, acababa de irse.
Había abandonado.

Necesitaba saber que había pasado.
No le costo mucho averiguar, que ese joven era el hijo de un herrero, que había estado acostumbrado al trabajo duro,y que había trabajado en el castillo con los caballos que ella había montado cientos de veces.

Fue a su casa y allí lo encontró, más envejecido de lo que lo recordaba, un año de espera que valió por cinco.

  • porque abandonaste? Ya lo habías conseguido, solo un día mas, solo tenias que aguantar un poco más! - dijo la princesa
  • Habría aguantado no solo un día, sino un año más por ti, te quería tanto, que ninguna prueba era lo bastante dura. Pero cuando durante el último mes todos los candidatos habían renunciado, cuando venias a visitarme cada día pensaba, si ya solo quedo yo, ya he ganado, ¿¿porque no me evita otro día más de sufrimiento?? Es que no había demostrado mi amor ya lo suficiente??
    Pero no lo hiciste, no hay nada más cruel, que tener en tus manos la manera de evitar el sufrimiento de una persona y no hacerlo.
    Vi que todo lo que había hecho por ti, toda la espera, y toda la paciencia no significaban nada.

    Ahora princesa, eres tú quien debe ganarse mi corazón.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por pasarte, y que la suerte este siempre de tu lado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...