ULTIMAS ENTRADAS

Comentarios

jueves, 26 de septiembre de 2013

Festival de cine de San Sebastián: 25 de septiembre de 2013

Club sándwich, no me sorprendía demasiado, el día anterior me habían estado advirtiendo de la curiosa forma de grabar de este director, y de su fotografía fija.
A pesar de que me quedara impresionada al salir de la proyección y escuchar como Boyero soltaba la lapidaria frase de: “Esto es una tontería de una madre y un hijo”, a mi me pareció correcta.
Muy interesante propuesta, desde el punto de vista de una madre que asiste al despertar sexual de su hijo, en lo que ella creía que serian una idílicas vacaciones.
El cine mexicano esta viviendo un buen momento, y lo demuestra la cantidad de producciones que nos llegan.
En club sándwich: Desde el punto de la vista de la madre sientes que con los hijos siempre pierdes y ganas algo, sientes que su inocencia se va demasiado deprisa, comentaba María Renne Prudencio, la encargada de dar vida a esta madre recelosa.
La que ha creado una muy buena química con su hijo ficticio.
Embicke cultiva una puesta en escena de rodaje minimalista, parecen películas pequeñas pero te dejan un halo, un trasfondo.

Nos enfrentamos por la mañana a Touch of sin de Jia Zhangke, en la que nos cuenta 4 historias de violencia, relacionadas, aunque nos cuesta entrar, nos encontramos con un puzzle muy bien orquestado.
Jia Zhangke como muchos maestros del cine contemporáneo creció viendo películas de extrema violencia que es lo que le ha forjado como autor. Además el cine de su pais adolece de que nunca daban una visión real de lo que ocurría realmente en china.
Por eso siempre se ha mostrado muy interesado en mostrar la cotidianidad como hace 5 años cuando presentaba en Zabaltegi Ciudad 24.

Ahora regresa con “un toque de violencia” que obtuvo el premio al mejor guión en Cannes.
A través de cuatro historias enlazadas por un hilo de sutileza, el cineasta y guionista ha plasmado su preocupación por el aumento de casos de violencia en su pais, y reflexiona porque esas personas han usado eso, que tipo de pensamiento se les cruza por la cabeza para llegar a actuar tan violentamente, como es posible que no encuentren otra salida a esa situación.

Dahai, minero exasperado por la corrupción de los dirigentes de su pueblo, decide pasar a la acción. San'er, un trabajador emigrante, descubre las infinitas posibilidades que le ofrece su arma. Xiaoyu, recepcionista en una sauna, no soporta más el acoso de un cliente rico. Xiaohui pasa de un trabajo a otro en condiciones cada vez más degradantes. Cuatro personajes, cuatro provincias, una reflexión sobre China contemporánea: una sociedad con un desarrollo económico colosal poco a poco erosionado por la violencia

Hay cuatro protagonistas: Un indignado contra la corrupción en su pueblo, un emigrante aficionado a las armas, una joven acosada por un cliente, y un obrero con una indeseada movilidad laboral.
En este caso son personas victimas de la violencia que pasan a usarla contra los demás. La frialdad, esta falta de calidez de la sociedad, y este abandono, lleva también a una violencia interior.


La película de la tarde fue “ The railway man (un largo viaje)”, y nos equivocamos de hora, pensábamos que era más tarde y nos toco correr para entrar en el teatro, en cualquier caso pudimos llegar a verla. A mi me apetecía mucho, emocionada por la nueva película de Nicole Kidman, pero triste porque Colin Firth, no había venido finalmente a Zinemaldi.

La película, basada en la verdadera historia de Eric Lomax, nos dejo frios. Crónica de la vida y experiencias de Eric Lomax, un oficial del Ejército Británico capturado por los japoneses durante la victoriosa campaña de Singapur en 1942. Fascinado por los ferrocarriles desde su infancia en Edimburgo, convirtió en un extraño placer su trabajo como esclavo en la construcción de la línea entre Birmania y Thailandia que luego haría famosa David Lean con su película "El puente sobre el río Kwai". Pero cuando los guardias descubrieron su detallado mapa del trazado de la vía, Lomax fue entregado a Kempei, la policía secreta japonesa, como presunto espía. Un joven llamado Nagase Takeshi desempeñó un papel destacado en el esfuerzo nipón por romper su resistencia, que se tradujo en brutales torturas que dejaron a Lomax severamente traumatizado. Años después del final de la guerra Eric descubre que esta fatídica pesadilla aún no ha terminado
Es básicamente un film sobre el perdón, sobre como llegar a él y comprender al otro.
El hombre de las vías es su titulo en ingles, pero Un largo viaje en español resulto del agrado de su director, ya que es un viaje físico pero también emocional, y sobretodo a lo largo del tiempo.


En realidad, lo más interesante del film es el momento en el que Nicole Kidman y Colin Firth se enamoran. Y fue la mujer real de este hombre, Patricia Lomax, la encargada de saber que es lo que le ocurrir a su marido, porque estaba tan atormentado, porque esas pesadillas.
Una historia que muestra que el ser humano es capaz de pasar por ese tipo de depravaciones y seguir adelante.

Parecía que era el día que todos queríamos ver el film de Atom Egoyam, con un corte de telefilm que tiraba para atrás, a pesar de estar basado en hechos reales. En todo caso, me han recomendado los documentales basados en esta historia que al parecer están mucho mejor construidos, y son menos sensacionalistas.
Cuando tres niños de 8 años son brutalmente asesinados en un barrio de Memphis en 1993, las autoridades locales se ven sometidas a una gran presión popular para dar rápidamente con los culpables. Una serie de pruebas circunstanciales unidas a las habladurías de la gente del lugar dan pie a una auténtica caza de brujas contra tres muchachos que han estado tonteando con el satanismo y que visten al estilo gótico. Los que serían conocidos como "los tres de West Memphis" son los sospechosos perfectos para contentar a una opinión pública que sólo desea una condena para poder volver a sentirse tranquila en sus casas. Pero ni la madre de una de las víctimas ni un apasionado investigador que trabaja para la defensa creen que ellos sean los verdaderos responsables. 

 

La película del día era sin duda la de la noche: Dallas buyer club.
Basada en la vida real de Ron Woodroof, un cowboy de rodeo texano, drogadicto y mujeriego, al que en 1986 le diagnosticaron SIDA y le pronosticaron un mes de vida. Empezó entonces a tomar AZT, el único medicamento disponible en aquella época para luchar contra tan terrible enfermedad.
Y forma un club, desde el que formar una cooperativa para ayudar a los demás. Pero no os equivoquéis, Ron no es amable, es el personaje mas capullo que he visto en años en la gran pantalla, egoísta como pocos, a pesar de acabar haciendo algo bueno por la sociedad.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por pasarte, y que la suerte este siempre de tu lado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...