ULTIMAS ENTRADAS

Comentarios

martes, 1 de noviembre de 2016

[SITGES 2016] La polemica TENEMOS LA CARNE de EMILIANO ROCHA

Resultado de imagen de tenemos la carne filmNo podemos pasar por el festival de Sitges sin hablaros de una película perturbadora para mal. No hablamos en el mal sentido, o mejor dicho, en el bueno, en el que algo te perturba creándote un sensación de ansiedad, o de malestar que te remueve por dentro. Hablamos de cuando algo te remueve sin sentido ninguno y con vulgaridad. Eso si, “Tenemos la carne” no va a dejar indiferente a ningún público y dudamos que funcione en si misma, pero sobretodo que llegue a puntos más allá del circuito.

“Tenemos la carne” del mexicano Emiliano Rocha, tiene en su haber el récord absoluto de huidas en la sala de cine del festival. Tengo que deciros que yo soy muy reacia a irme de una sala de cine. No solo porque has pagado una entrada y si has elegido mal, sigues con las consecuencias y te aguantas en la proyección, si no porque quería ver hacia donde nos llevaba ese autentico despropósito.

Eso es lo que nos deparaba la sala Tramuntana llena a reventar a las 14,30 de un miércoles. Nadie sabia que poco después la gente empezaría a salir por la puerta.

Resultado de imagen de tenemos la carne film
Lo simpático de la historia y aunque no os lo creáis es que me pidieron el DNI antes de entrar en la sala. Algo que no me pasaba desde hacia años, no voy a decir desde los 18 pues siempre he aparentado poca edad, pero si es cierto que el hecho de que me lo pidiera el seguridad de Sitges, el de siempre, el hombrecito este que esta en la puerta del Auditori y nos regaña 25 veces al día por correr o por no hacer la fila bien o donde toca, era como poco curioso. 
Cuando me pidió el DNI  le dije que llevaba años yendo al festival, pero interrumpio mi carrera en la entrada de la sala Tramuntana, conocida sobretodo por la lucha encarnizada por ver la peli desde las gradas.
Conocida también por: “vamos a ponernos aquí que no pasa nada” y que al minuto lleguen los voluntarios o el staff y nos eche de allí.

Allí estaba Emiliano Rocha, presentando “Tenemos la carne” a un público que no sabía lo que le esperaba. ¿Se estaría riendo de nosotros?
En la fila de entrada es una de esas en las que pensamos: “¿nos quedamos a esta o vamos a la coreana?”, y entonces es cuando te la juegas y apuestas por el cine mexicano. Perdimos.
Pero, ¿Cómo no íbamos a ir a la película en la que te pedían el DNI al entrar?, esto es Sitges señores y hemos venido a jugar.

Resultado de imagen de tenemos la carne film
Rocha no es Cuarón, ni Reygadas, ni Iñárritu... pero el morbo nos podía, aunque cuando acabo no sabíamos que decir. Es cierto que la película no deja indiferente, que es tremendamente potente a nivel visual, y que te deja con el culo torcido, pero el hecho de transgredir por transgredir no tiene demasiado sentido, o al menos eso pienso yo. Es cierto que una obra en si puede ser simplemente eso, un conjunto de imágenes y sonidos que pretenden crear una sensación en el espectador sin intención de contar historia alguna.

“Tenemos la carne” somete al espectador a una vejaciones que no sé si quiere ver, pero que una vez se ha puesto delante de la pantalla se ve obligado a ello: necrofilia, asesinatos, incesto, violaciones, drogas, canibalismo, violencia extrema.. en un útero donde un indigente a modo de sucio e impertinente guru grita groserías a una pareja mientras se pasea desnudo por la pantalla.
Un señor ultra violento que se encierra a ver pornografía y a masturbarse delante de nosotros. Una autentica suciedad.

¿Ese es el lado oscuro del ser humano o del mundo que queremos explorar? Que existe lo sabemos y que es inevitable también. No sé si es una película necesaria, pero al menos es lo que quería contar su director, aunque solo sea por el hecho de saltarse las normas y de transgredir. Que consiga provocar gracias a despertar sensaciones malsanas en el público asistente, es cierto, como lo es que  argumentalmente no haya nada. Es solo como mirar un cuadro horrendo y esperar a ver que te provoca, porque en realidad el discurso es bastante vacío, y si lo hay, no lo entendemos.

Resultado de imagen de tenemos la carne film
Es como la travesura, la picardia de un niño grande sabedor de que “nos la ha colado”, erigiéndose como enfant terrible del cine mexicano.

El personaje de Mariano, interpretado por Noé Hernández es una suerte de mendigo guru sexual que grita sus monólogos sobre la condición humana, en un útero claustrofobia, alejado del erotismo y volcándose en lo carnal sin sentido ninguno.
Retenidos por este guru, vemos a dos hermanos que buscan cobijo en un “edificio” en un escenario extraño que no logramos ubicar, todo esta destruido y sucio y no sabemos que ha ocurrido en ese mundo. Lo peor esta por llegar cuando este chaman que es peor que el marques de Sade les ofrece absolutamente todos los pecados. Nada tiene sentido. La música mezcla de clásica y hits de los 70 te ensordecen, y las imágenes pretenden ser el Lynch más enloquecido lleno hasta arriba de alguna sustancia psicotropica.

No soy yo, no somos nosotros. El público de guerrilla, como llamo yo a Sitges aguanta bastante, y sabemos que alguna provocación se debe colar. Pero no es lo mismo rareza, que el “que me estas contando” generalizado.
 Resultado de imagen de tenemos la carne film

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por pasarte, y que la suerte este siempre de tu lado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...