ULTIMAS ENTRADAS

Comentarios

viernes, 2 de agosto de 2013

Mis relatos: El pájaro de fuego



Ya tenéis otro de mis relatos únicos e inéditos.
Este se llama : El pájaro de fuego

******************************************************************************





¿No lo entiendes? Me quemo, ardo por dentro- le dije a Mario mirándole a los ojos con expresión suplicante.
El me devolvió una mirada repleta de indiferencia y las lágrimas recorrieron mis mejillas, pero esta vez al contrario de lo que creiacreía eran cálidas.

La lluvia que desde hacia horas había estado cayendo, nos había empapado, y su pelo desastrado pegado a su cara le daba un aspecto juvenil, casi infantil, que contrastaba con la manera en la que sujetaba el cigarrillo entre los dedos.


Juntos, allí sentados en un banco del parque casi parecíamos hermanos, o alguien tal vez viéndonos de lejos podría pensar que estábamos enamorados, pero la distancia entre nosotros era tan grande que más bien éramos dos desconocidos, mientras yo me consumía por dentro.

Ya no hay príncipes ni princesa hoy – pensé, y un escalofrío recorrió mi cuerpo

Mario también lo noto, y sentí como mi alma se arrugaba y ardía tal y como lo haría un pergamino al que le hubieran pegado fuego, quise alargar mi mano en un ademán de tocarle pero no me atreví, realmente ni siquiera la moví por miedo a que se levantara y se fuera.

Seguí mirándole con los ojos muy abiertos, aunque a él parecía que mis palabras no le impresionaban, y que nada podía suscitarle el menor interés, como si la vida no fuera lo suficientemente interesante y todo le hubiera cansado ya.
Sus ojos negros casi cerrados y algo apagados parecían contar una vieja historia de amargura y soledad y escondían su verdadera edad, 70 años, tal vez mas.
Toda una vida escondida tras su aspecto de veinteañero, y supe, porque lo vi en su mirada que no viviría mucho más, su tiempo se estaba agotando, él lo sabía y no parecía desear hacer nada en contra.

La soledad, en eso nos parecíamos, y tal vez por eso nos habíamos unido, a pesar de no parecer tener mucho en común, éramos muy afines.
Pero él siempre me sorprendía.

Parecía que dentro de poco la lluvia pararía y tal vez con ella el deseo de angustia y desesperación desaparecerían, pero que equivocada estaba.

Mario tiro el cigarrillo que se había consumido pero que apenas había tocado al suelo y la colilla encendida al entrar en contacto con el suelo mojado produjo un sonido siseante.
Él echo su cabeza hacia atrás y tras pasarse la mano por el pelo, apoyo los brazos en el respaldo del banco, las gotas de agua le recorrían la cara, yo no podía separar ni un instante mi mirada de él, así que cuando sonrió y toda su cara se ilumino por primera vez en toda la tarde, me hizo olvidar todo lo que me estaba angustiando.
Desee besarle, y doy gracias por no haber permitido que eso ocurriera porque se dice que cuando el mar esta demasiado tranquilo es que se esta formando un autentico huracán, y así fue.


Desee llorar, pero en ese momento no pude, a pesar del nudo que apretaba mi garganta, y no me dejaba respirar.

  • ¿Qué dices? ¿ Cual es tu dolor? Pobre niña, ¿ Aún no has comprendido que nadie puede entenderte? Quien debería amarte te odia, y la felicidad no existe, pequeña hada de un cuento, sabes, piensas, que puedes hacerlo, pero solo tú lo crees así.
    Tienes sueños de cristal y te preguntas y preguntas que hacer, te lamentas en silencio ¿ qué porque los demás no ven en ti lo que tú ves? Y das buenas excusas a gente que sabes que te esta mintiendo.
    Dejaste de confiar en la gente y perdiste la esperanza. No me extraña, te han dejado de lado, y sientes una angustia interior que no sabes porque esta ahí.
    Observas con desprecio la condición humana subida en tus zapatos de cristal, y no entiendes porque tú alma intenta aferrarse a valores cuando tantas veces estos te han demostrado que ya no son validos.
    No hay amor ya y ves que realmente no te conocen y te odian por la opinión errónea que se han formado de ti.
    !que ironía! Estas sola niña, con quien vas a hablar de tus soledad!

Le odie por todo lo que acababa de decir, pero no porque fueran mentiras infundadas, sino porque era toda la verdad, y descubrí en él un sabio, y que con una sola mirada vio más que los demás en todo este tiempo y había sabido descubrir cual era el pájaro de fuego que me quemaba las entrañas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por pasarte, y que la suerte este siempre de tu lado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...