ULTIMAS ENTRADAS

domingo, 7 de abril de 2013

Atlántida film festival, vía @cinemaadhoc: compliance


CAH Compliance 2
El festival de cine on-line del Atlántida Film Festival, de Filmin, nos llega via @cinemaadhoc

no os perdais la reseña original en la página:
http://cinemaadhoc.info/2013/04/criticas-compliance/

Sometimiento, autoridad y otras hierbas.
Basada en hecho reales, esto es lo primero que te muestra en grande y de forma contundente la claustrofóbica cinta de Craig Zobel, y así es como entras de lleno en el drama, es gracias a esta afirmación tan rotunda por lo que en ningún momento dudas completamente de la verosimilitud de los hechos narrados. Eso ocurrió así, tal y como te lo están contando, y ésta es la manera en la que el autor se cierra en banda a posibles preguntas, a que como demiurgo de la obra que es no te cuestiones el porqué de lo ocurrido (como le ocurre a los personajes), a que no te saltes del guión establecido y a dejar que el director te lleve por el camino que quiere, por increíble que parezca, y así, finalmente, todos nos sentimos cómplices de lo que ocurre porque ninguno hacemos nada por evitarlo, todos somos culpables, todos somos víctimas.
Becky (soberbia Dreama Walker) es una joven como otra cualquiera, trabaja en un establecimiento de comida rápida y no se mete en más líos de los necesarios, pero cuando, a través de una llamada de teléfono es acusada y retenida por robar dinero a una clienta comenzará una pesadilla para ella, una espiral de sin razón producida por una situación incómoda en la que nadie hace nada. Sandra (Ann Dowd) es la encargada del restaurante, que movida por “hacer lo correcto” no dudará en colaborar para solucionar el problema lo más rápido y fácil posible. En esta ocasión el problema no está en cuestionarse la calidad de la comida o del servicio, ni en lo facilón de la metáfora del fast food como referente de esta sociedad que no se para a mirar en lo que pasa en su trastienda y de un sistema absorbido por la rapidez, sino en esa reacción de terror ante la posibilidad de que pase algo así, ante la impotencia de no saber frenar la violencia y de que la autoridad que debería protegernos pueda servir para controlarnos e intimidarnos.
CAH Compliance 3
Compliance juega además con el miedo que tenemos a perder nuestro trabajo, con el deseo establecido de cumplir las normas, y el no cuestionarnos las cosas, para convertirnos en sujetos de una estupidez máxima, que tienden a la irracionalidad y seguir al rebaño, a acatar la normativa sin cuestionarnos nada si son sometidos ante una situación de estrés.
La dirección es hipnótica, obsesiva con los detalles, y tan mecánica como la automatización de los procesos de trabajo en las cadenas de montaje. La exageración hasta que casi perdemos la conciencia de lo que es real es continua, se mueve en esa frágil línea mental de los límites que podemos llegar a sobrepasar cuando nos vemos amparados en la ley, en la autoridad establecida que nadie cuestiona, en algo tan fácil como excusarse en la ignorancia, pero ¿qué ocurre cuando no puedes confiar en la autoridad? El argumento opresivo se estanca, eso sí, en su parte central porque no puede ofrecerte mucho más que ese almacén, complejo mecanismo de relojería, orquestado gracias a la credibilidad de los actores, que te deja con una sensación de furia e impotencia.
CAH Compliance
Su proyección en Sundance 2012 levanto ampollas y a más de un espectador de su butaca. Es una cinta fuerte sí, incomoda también, pero no en el sentido brutal de lo que muestra, ya que la mayoría de las veces sólo se intuyen algunos hechos sino por su capacidad de sugestión, por apelar a lo aterrador de nuestra imaginación, tan hipnótica que no puedes apartar la mirada. Compliance permanecerá durante largo tiempo en nuestras retinas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por pasarte, y que la suerte este siempre de tu lado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...