ULTIMAS ENTRADAS

domingo, 15 de marzo de 2015

Pride (Orgullo)

Nuestro carácter nos hace meternos en problemas, pero es nuestro orgullo el que nos mantiene en ellos. (Esopo)

Aunque el orgullo no es una virtud, es padre de muchas virtudes. (John Churton Collins)

         

Jane Austen, si no fue la primera, al menos si es la más famosa en unir en su obra, el Orgullo con el prejuicio. Es cierto que nos sentimos orgullosos de muchas cosas, pero que también ese orgullo nos hace perdernos o darnos cuenta de la realidad en muchas ocasiones, y ese orgullo, en ocasiones, sino la mayoría esta marcado por los prejuicios.
Más aún cuando la propia novela empieza por la gran frase: «Es una verdad mundialmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa.».
¿Pero por qué no un esposo?

Aquí no hay señores Darcy, ni remilgadas señoritas Elisabet Bennet, pero si hombres y mujeres dispuestos a dar lo mejor de si mismos, dejando al lado convenciones sociales para simplemente dar una mano al prójimo.
           
Pride” es un drama británico, escrito por Stephen Beresford y dirigida por Matthew Warchus, y que algunos pudieron ver hace un tiempo pues se proyecto en la quincena de realizadores del festival de Cannes de 2014, donde gano el “Queer Palm”.

El film nos transporta a la historia real de un grupo de activistas LGTB ( formados por el colectivo de gais, lesbianas, bisexuales y transexuales.... al margen de la peli siempre me parecen curiosas estas reivindicaciones, tal vez porque veo totalmente normalizado que el amor, o el deseo de cada uno se exprese como quiera, y ame a quien quiera sin parecerme extraño que sea del mismo sexo o diferente, como dicen: “hay que follarse a las mentes”) que recaudaron dinero para ayudar a las familias de mineros afectadas por la huelga en 1984.

Es el verano de 1984, Margaret Tatcher gobierna y es cierto que lo hace con mano de hierro, y el sindicato de los mineros (NUM) ha convocado huelga. Es normal, la falta de derechos, y sobretodo la falta de seguridad laboral, y de garantía en los puestos de trabajo, unido a las muertes que son el pan de cada día en un oficio tan sacrificado, los ha puesto en pie de guerra.
Durante la manifestación del Orgullo Gay en Londres, un grupo de Lesbianas y gais se dedican a recaudar fondos para ayudar a las familias de los mineros, con un pequeño problema: Los mineros se muestran reacios a aceptar el dinero.
La campaña “Lesbians and Gays support the mineres” (Gais y lesbianas apoyan a los mineros) a pesar de ser bien intencionada recibe el rechazo de la mayoría de los pueblos ha los que estos jóvenes se dirigen, hasta que deciden llevar el dinero recaudado directamente a un pequeño pueblo de Gales, sin hacer caso a las opiniones y las preocupaciones que muestran desde el sindicato, que no quiere ver su nombre unido a un grupo abiertamente gay.

Este hecho, da como resultado una alianza entre las dos comunidades. Dos grupos totalmente diferentes que se unen por una causa común. Una alianza que no se parecía a ninguna otra vista anteriormente y que no solo fue un éxito, sino que cambio el rumbo de la historia.


Este es el momento en el que yo me emociono, el símbolo de mano sobre mano cobra sentido, y como dirían los de Aquarius: “El ser humano es extraordinario”.

Una de las cosas más destacables, es que no se oculta, llama a las cosas por su nombre y las muestra tal como son, sobretodo en un momento que parece que ya estamos de vuelta de todo, y que una película así no es necesaria porque temas como los derechos civiles, sexuales y laborales ya están protegidos. En este momento yo suelto una carcajada: JA!
No podemos estar viviendo un momento más parecido al de aquellos 80, y no podemos inspirarnos más en esta gente que lucho por sus derechos y por lo que creía justo. Que lamentable que algo así siga de tremendo vigor.
En mi opinión esta hecha para gustar al público, para resultar emotiva pero también muy divertida en la estela que nos marco “Full Monty”, dejándote una sensación reconfortante de lucha positiva gracias a estos personajes tan irresistibles, desde la viejita emocionada por saber sobre las lesbianas, a el joven homosexual enfrentadosé sin miedo a la sociedad y a su familia, por poder vivir la vida que desea. Tal vez caigamos en clichés, pero si funcionan y dejan una sensación de honestidad en la mente del espectador, no hay nada de malo en ello, ya que no pierde de vista en ningún momento ese punto de vista social que desea reivindicar.

Yo, que iba sin ningún tipo de pretensión, la disfrute casi sin darme cuenta, y me emocione de manera real sin sentirme forzada en ningún momento gracia a la veracidad de sus personajes, que no tienen ningún tipo de pudor de gritar al mundo por valores como la amistad, la solidaridad y la empatia a todos los niveles. El guión de Stephen Beresford, nos da una historia tan ágil como divertida, casi sin darte tregua a respirar aliñado por la banda sonora totalmente destacable de Chris Nihtingale, desde luego lo mejor de la película.

Lo mejor: El retrato de una época tan oscura tanto laboralmente como por la falta de derechos civiles de los ciudadanos, y la falta de libertad de expresión, y que haya sido contado de esta manera tan divertida y luminosa, acompañado de unas emotivas y vitales interpretaciones que la dotan de una total veracidad.

Lo peor: Que tengamos que seguir reivindicando este tipo de cosas 30 años después y que sea necesario por estar de total actualidad.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por pasarte, y que la suerte este siempre de tu lado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...